Se ha observado que muchas empresas de nuestro país no han logrado implementar estrategias preventivas efectivas frente al virus, con graves consecuencias para el bienestar de los trabajadores y el normal funcionamiento de las organizaciones.

El estudio analiza diferentes aspectos relacionados con la gestión preventiva, centrándose en la productividad y competitividad de las entidades y la correcta implantación del trabajo a distancia, así como la prevención de los riesgos psicosociales que plantea la pandemia. Y los datos obtenidos son muy interesantes.

Para las empresas que implementaron una gestión preventiva ineficaz, el 55% de los empleados admitió una actividad productiva reducida y el 37% dijo que su relación con la alta dirección se había deteriorado.

Estos datos contrastan con los datos obtenidos en entidades que saben gestionar eficazmente la prevención, ya que en este caso solo el 18% de los empleados dijo sentirse menos productivo y solo el 11% sintió deteriorada la relación laboral con su supervisor.

Por otro lado, un sorprendente 42% de los gerentes de nivel medio en organizaciones con una implementación inadecuada del trabajo remoto dicen que los empleados que trabajan desde casa tienen un rendimiento inferior al de los que trabajan en la oficina, y el 29% de los trabajadores remotos dicen que les gustaría volver a trabajar en- persona rostro.

Nuevamente, en contraste con estos resultados, el 67% de los gerentes de empresas con teletrabajo completamente desarrollado cree que los teletrabajadores son más productivos trabajando desde casa, y solo el 7% prefiere trabajar desde casa.

Al final, el estudio abordó la salud mental y emocional de los trabajadores, arrojando resultados deprimentes.

En este sentido, los métodos para prevenir el riesgo psicosocial son inadecuados, ya que el 26% de los trabajadores admite padecer problemas de salud mental y el 21% solicita asistencia psicológica en el ámbito laboral.